MAÑANA LO DEJO.

keep-calm-one-year-without-smoking.jpg

Como acabo de cumplir mi primer año como no-fumador y estoy muy contento con la decisión que tomé quería compartirlo con vosotros para animar a todos los que queréis dejarlo o lo habéis puesto en la lista de propósitos para el 2018. Os cuento mi experiencia porque ahora soy consciente de que era bastante fumador, cosa que antes no reconocía abiertamente aunque en mi cabeza lo tenía claro.

En mi caso empecé a fumar muy joven y desde que lo probé no lo he dejado nunca aunque me lo he planteado un montón de veces, pero era como una obligación impuesta. Me sentía más obligado por la sociedad, la familia, mi pareja… que por mí mismo aún sabiendo que era algo que no me beneficiaba en absoluto. No voy a decir que es fácil pero sí que os digo que SE PUEDE.

A mí me gustaba fumar. El sabor del tabaco me gustaba. No voy a decir que era el típico fumador social como llaman ahora, que fumaba cuando me reunía con amigos los fines de semana. Yo fumaba todos los días, a veces más, a veces menos. Si tenía un problema fumaba más. Si estaba nervioso por algo, fumaba más. Si tenía más tiempo libre fumaba más, por si más tarde tenía lío y no podía.  Legué a fumar dos cajetillas diarias aunque sólo lo reconocí cuando lo dejé.

El fumador sufre. No sólo por el daño que le causa el tabaco a su cuerpo sino por lo que conlleva ser fumador hoy en día. Hace años se sufría menos. Actualmente los fumadores están mal vistos, está prohibido fumar en todas partes, en algunos países incluso en la calle te multan si fumas, el tabaco está carísimo y han quitado las cabinas de humo en los aeropuertos. Sólo los fumadores entenderéis a lo que me refiero pero los que no han fumado no nos comprenderán.

Para mí ser fumador suponía un esfuerzo continuo además de una importante inversión. Como me dedico a la imagen y estoy en contacto cercano con el público no podía descuidarme y oler a tabaco. Tengo que decir que cuando les he dicho a mis clientas que he dejado de fumar la mayoría se ha sorprendido porque no sabían que lo hacía y nunca lo han notado. ¡Lo mío me costaba! Cada vez que me fumaba un cigarro nada más terminar tomaba un par de chicles de menta o hierbabuena y a continuación me perfumaba cara, cuello, manos y ropa. Suelo utilizar Dior Home Intense y os garantizo que ha sido mi aliado muchos años. Eso sí, seguro que Orbit, Dior y Marlboro han notado una bajada importante de ingresos 😉 ¡¡No sabéis lo que ahorro desde que he dejado de fumar!!

El fumador es mentiroso. Se miente a sí mismo y miente a los demás, incluso a los más cercanos. Sin querer, sin maldad… pero alguna mentirijilla sueltas cuando te preguntan  cuántos te has fumado hoy o cuando está prohibido y lo haces a escondidas. Yo cuando fumaba a veces lo ocultaba porque tenía la sensación de que no hacía bien. A veces no era consciente de que había fumado un cigarro, lo hacía automáticamente y era capaz de negarlo.

Vivir con un fumador debe ser difícil si eres no fumador. Ahora soy consciente de lo que me han aguantado a mí porque me molesta mucho el olor a tabaco. Yo mismo le digo a mi pareja que no sé cómo me ha aguantado tantos años, yo no lo hubiera hecho. Ya no sólo me refiero al hecho de “obligar” a fumar a los que conviven con nosotros sin ellos quererlo, sino también a las molestias que les causamos con el humo y los olores que produce el tabaco.

Imagen relacionada

Después, está el momento viaje, cuando esperas a embarcar hasta el último momento para minimizar el tiempo sin fumar. Hasta hace poco nunca hacía compras en los duty free del aeropuerto porque iba prácticamente corriendo a la puerta de embarque. Cuando llegaba al destino rezaba por que mi maleta saliera de las primeras para salir cuanto antes a la calle y sino me ponía de los nervios.

Momento salir de cena o comida con amigos. Si las condiciones meteorológicas no eran extremas yo planteaba la opción de comer en la terraza aunque fuera con el abrigo puesto! Cuando tocaba dentro, si había algún fumador en el grupo yo aprovechaba para escaquearme más y entre platos me salía a la calle a echar algunas caladas. Si yo era el único fumador me levantaba con la excusa de ir al baño y aprovechaba para calmar el vicio. Ahora, cuando salgo y se levantan en mitad de la comida para fumar me doy cuenta del efecto corta-rollo que supone. ¡¡Cuantas charlas me he llevado yo por hacerlo!!Imagen relacionada

Otra carga para el fumador son las falsas promesas, continuamente me ponía fechas para dejarlo: el mes que viene, año nuevo, cuando cumpla los treinta y cinco, cuando cumpla los cuarenta, este va a ser el último paquete… pero siempre encontraba excusas para justificarme: ahora no que estoy más nervioso por esto, si lo dejo voy a engordar, voy a empezar bajando la dosis y lo dejo poco a poco… pero el simple hecho de pensar que iba a ser el último cigarro me producía vértigo. Había intentado dejarlo varias veces pero no logré superar un día entero sin fumar ni un cigarro.Imagen relacionada

Pero la vida me ha dado un revés que ha hecho que yo solito tomara la decisión de dejarlo en serio. Cuando pierdes a un ser querido que fumaba muchísimo te das cuenta de que pasa, de que es verdad, de que todos estamos aquí de paso pero si fumas puedes hacer que el final se adelante y sufras más. Yo pensaba que eso le pasa a la gente pero no a mi gente y entonces es cuando te cambia el chip de repente. Y ahí en ese difícil momento de mi vida, preocupado, tenso y asustado decido dejarlo. Un día fui a mi médico para que me recetara CHAMPIX, unas pastillas de las que me habían hablado que te ayudan a dejarlo cuando fumas mucho ya que en mis intentos a pelo lo pasé fatal por la ansiedad y los mareos que me daban por cortar de golpe la dosis a la que estaba acostumbrado mi cuerpo y al final volvía.

Estas pastillas son una opción, hay otros métodos pero a mi no me habían funcionado. Lo que tengo claro es que lo primero es querer hacerlo, por ti mismo y no porque te lo pida tu chica o tu madre. Una vez que lo tienes decidido hay libros, acupuntura, cigarros mentolados o de vapor, hipnosis, parches o chicles.

Lo bueno de CHAMPIX, que puedes fumar los primeros días de tratamiento hasta que llega un momento en el que lo dejas del todo porque te sabe fatal, amargo y tras unas caladas lo tiras. Lo peor de este método es que te cambia el carácter, te vuelves más irascible, sensible y discutes fácilmente. Se han dado casos de divorcios, llegas a tener bronca hasta con el carnicero por ponerte un filete de más. Todo te molesta. Todo te afecta. Imagino que cada caso puede ser diferente y que en el mío personal se juntó con un duelo pero el grado de adicción también puede hacer que sea más o menos duro el proceso.

Un año después de dejarlo puedo hacer una valoración de los pros y los contras de mi experiencia como no fumador:

PROS

  • Me siento mejor
  • Me canso menos
  • Mejora en los dientes
  • Soy más eficiente y productivo
  • Mejor aliento
  • Mejora de la piel y las bolsas de los ojos
  • Ahorro económico
  • No paso frío en la terrazas
  • Puedo hacer tiempo en las tiendas del aeropuerto 😉
  • Tengo más energía
  • No tengo la ansiedad de quedarme sin tabaco
  • He recuperado el olor y el sabor
  • Más espacio en los bolsillos
  • Llevo más suelto, calderilla
  • Me siento realizado por conseguirlo
  • No me piden fuego ni tabaco por la calle

CONTRAS

  • Aumento notable de peso, un efecto rebote temporal pero que si se junta con que eres propenso a engordar como en mi caso, pues te cuesta más superarlo, pero confío en llegar a recuperar mi peso ideal.

 

Animo a todos lo que tenéis ganas de dejarlo a que lo hagáis. A mí nadie me veía capaz, creo que ni yo mismo, pero si yo he sido capaz tú también puedes. Mi experiencia ha sido muy positiva aunque no digo que haya sido fácil, pero porque también elegí uno de los peores momentos en mi vida. Tras esa fase difícil no he vuelto a pensar en el tabaco ni apetecerme incluso viendo a gente fumar. Ahora siento asco por el tabaco y no entiendo como he podido fumar durante tantos años.

 

Anuncios
¿TU PELO TE PONE AÑOS?

¿TU PELO TE PONE AÑOS?

Mis clientas me dicen que no hay nada como la sensación que se tiene cuando estás a gusto con tu corte de pelo. Te vas mirando por los espejos que te encuentras en el camino, te gustas más en las fotos animándote incluso a los selfies o te tocas más el pelo para sentir que se mueve, está ligero y no pesado como una manta, te ves favorecida, te gustas y la gente te dice que estas más mona.

Una mala elección de estilo capilar puede destruir tu autoestima y confianza llegando incluso a ponerte años, a resaltar tus defectos y tapar tus puntos fuertes. A continuación os dejo una lista de los errores más comunes que se suelen cometer con frecuencia.

*LLEVAR UNA MELENA MUY LARGA Y ENTERA SIN FORMA. Con la edad el cabello se afina y cuanto más largo lo dejéis más fino y débil se verá. Una melena pesada sin movimiento o con cuatro pelos en las puntas a partir de cierta edad no suma sino más bien da un aspecto de dejadez o una imagen atemporal. Un corte personalizado puede hacer el mismo efecto que un lifting. Las capas, el degradado, un flequillo abierto son algunas opciones que pueden hacerte rejuvenecer.

rubio_decolorado

Cabello rubio platino con tez clara

*COLOR DE PELO EXCESIVAMENTE CLARO. Siempre decimos que el cabello más claro suaviza y dulcifica el rostro pero en exceso puede producir un efecto negativo, artificial y pone años. El tono de la tez es muy importante a la hora de decidirse por un cambio de color de pelo ya que si eres de piel clara y llevas un rubio platino te verás más pálida aún y tendrás una imagen deslavada incluso enfermiza. Cuando igualamos el tono del cabello con el de la piel, el rostro pierde profundidad y relieve por eso es recomendable combinar tonos que aporten contrastes.

 

Recogido en melena oscura con reflejos que dan luz y contrastes

Recogido en melena oscura con reflejos que producen contrastes y relieve.

*COLOR EXCESIVAMENTE OSCURO.

Lo que decimos efecto betún, marcará más las lineas del rostro, las ojeras o defectos y por lo tanto sumará años. Una melena negra o castaña oscura se verá plana y opaca porque estos colores no reflejan la luz, sin mencionar que las canas serán mucho más evidentes y si no se tapan inevitablemente parecerás mayor. Si quieres rejuvenecer, aclara ligeramente tu pelo con unos reflejos un tono o dos más claro que tu base y crearás un efecto multidimensional.

 

*EFECTO CASCO. Si abusas de lacas o geles fijadores de manera habitual  tu peinado adquirirá un estilo artificial y rígido algo que pone años. Lo bonito y juvenil de una melena es el movimiento.

Resultado de imagen de hairspray movie

*LA RAYA.

Algo tan simple como la partición de la raya en el pelo a la hora de peinarse puede cambiar el estilo de una persona por completo. La posición de la raya puede hacer que te veas más formal, seria o mayor. La raya al medio no le favorece a todos los rostros pero la lleves donde la lleves lo importante es que no esté muy marcada para que se vea un look más natural y fresco. En el post anterior os expliqué las diferencias que hay entre la raya lateral a la derecha o a la izquierda y las implicaciones sociales que conlleva. Si quieres leerlo pincha aquí.

 

katey sagal - Google Search

*EXCESO DE VOLUMEN. Generalmente se tiende a huir del cabello lánguido y en algunos casos el volumen es una obsesión.  El volumen puede ser muy favorecedor en su justa medida pero si abusamos el resultado te pondrá años sobretodo si se pone en zonas erróneas de la cabeza. Los productos de peinado o el cardado son algunas formas para conseguir este extra de volumen. Una melena desproporcionada puede verse anticuada y sin estilo.

 

*COLETAS O RECOGIDOS MUY TIRANTES.

Al retirar el cabello del rostro la atención la pondremos en el cuello, los hombros y la cara. Cuando eres joven la coleta es muy práctica y favorecedora pero a partir de cierta edad en algunos casos puede hacer que se resalten ciertas partes del rostro, cuello escote de las que no estéis tan orgullosas por lo que la coleta tirante no será una gran aliada. Opta por estilos más sueltos o semi recogidos que deje algunos mechones hacia el rostro.

cambio de imagen  *NO CAMBIAR NUNCA DE ESTILO/PEINADO.

Las modas cambian y si no os vais adaptando a ellas os veréis desfasadas y con un aire vintage que llamará la atención aunque no quiere decir para bien. O a caso ¿Qué pensáis cuando veis fotos vuestras de hace años? ¡¡Vaya pelos!! Muchas clientas cuando vienen y me explican lo que quieren me comentan que si desde pequeñas llevaban flequillo, que nunca han llevado el pelo tan corto o que nunca se lo ha peinado con ondas… Con los años las facciones cambian, la calidad del cabello suele empeorar y podemos ganar o perder peso por lo que el estilo que llevabas hace años no tiene por qué seguir favoreciéndote ahora. Déjate asesorar por los profesionales y anímate a evolucionar con tu imagen, tu pelo es un complemento de tu look que debe sumarte pero que no sean años.

*UTILIZAR ACCESORIOS PARA EL PELO. El uso habitual de clips, horquillas, pinzas, diademas que solíais utilizar hace años y tanto os gustaba no tiene por qué favoreceros ya. En pelo menos es más.

*DEJARSE EL CABELLO GRIS O BLANCO. Son pocas las afortunadas que pueden lucir una melena blanca luminosa y verse favorecidas. Por regla general los cabellos grises  o cenizas restan luz al rostro e inevitablemente suman edad. Recientemente están de moda las melenas plateadas incluso en gente joven pero si os fijáis en la mayoría de las fotos las modelos van maquilladas y con la melena peinada, el día a día luego es diferente cuando no os peináis, vais a cara lavada o habéis pasado una mala noche.

puntas_dañadas

Puntas estropeadas y resecas

*CABELLO DAÑADO, CASTIGADO O DESHIDRATADO. El aspecto y la salud de tu cabello también puede hacer que aparentes más años. Utilizar un champú o productos de tocador inadecuados para vuestro tipo de cabello  dará lugar a una melena descuidada, encrespada o machacada. Esto obviamente no aporta juventud a tu look.

*LLEVAR UN FLEQUILLO MUY DENSO Y PESADO.

Un flequillo abundante puede hacer que los ojos se vean más pequeños y el rostro quede encerrado, mejor uno más ligero y abierto que aporte frescura.

 

¡Toma nota! Es importante que le expliques a tu estilista lo que quieres hacerte pero confía en sus consejos porque a veces os encerráis en ideas o estilos que en un momento determinado os han sentado bien pero que a día de hoy no son la mejor opción si quieres verte un estilo más juvenil.