MAÑANA LO DEJO.

keep-calm-one-year-without-smoking.jpg

Como acabo de cumplir mi primer año como no-fumador y estoy muy contento con la decisión que tomé quería compartirlo con vosotros para animar a todos los que queréis dejarlo o lo habéis puesto en la lista de propósitos para el 2018. Os cuento mi experiencia porque ahora soy consciente de que era bastante fumador, cosa que antes no reconocía abiertamente aunque en mi cabeza lo tenía claro.

En mi caso empecé a fumar muy joven y desde que lo probé no lo he dejado nunca aunque me lo he planteado un montón de veces, pero era como una obligación impuesta. Me sentía más obligado por la sociedad, la familia, mi pareja… que por mí mismo aún sabiendo que era algo que no me beneficiaba en absoluto. No voy a decir que es fácil pero sí que os digo que SE PUEDE.

A mí me gustaba fumar. El sabor del tabaco me gustaba. No voy a decir que era el típico fumador social como llaman ahora, que fumaba cuando me reunía con amigos los fines de semana. Yo fumaba todos los días, a veces más, a veces menos. Si tenía un problema fumaba más. Si estaba nervioso por algo, fumaba más. Si tenía más tiempo libre fumaba más, por si más tarde tenía lío y no podía.  Legué a fumar dos cajetillas diarias aunque sólo lo reconocí cuando lo dejé.

El fumador sufre. No sólo por el daño que le causa el tabaco a su cuerpo sino por lo que conlleva ser fumador hoy en día. Hace años se sufría menos. Actualmente los fumadores están mal vistos, está prohibido fumar en todas partes, en algunos países incluso en la calle te multan si fumas, el tabaco está carísimo y han quitado las cabinas de humo en los aeropuertos. Sólo los fumadores entenderéis a lo que me refiero pero los que no han fumado no nos comprenderán.

Para mí ser fumador suponía un esfuerzo continuo además de una importante inversión. Como me dedico a la imagen y estoy en contacto cercano con el público no podía descuidarme y oler a tabaco. Tengo que decir que cuando les he dicho a mis clientas que he dejado de fumar la mayoría se ha sorprendido porque no sabían que lo hacía y nunca lo han notado. ¡Lo mío me costaba! Cada vez que me fumaba un cigarro nada más terminar tomaba un par de chicles de menta o hierbabuena y a continuación me perfumaba cara, cuello, manos y ropa. Suelo utilizar Dior Home Intense y os garantizo que ha sido mi aliado muchos años. Eso sí, seguro que Orbit, Dior y Marlboro han notado una bajada importante de ingresos 😉 ¡¡No sabéis lo que ahorro desde que he dejado de fumar!!

El fumador es mentiroso. Se miente a sí mismo y miente a los demás, incluso a los más cercanos. Sin querer, sin maldad… pero alguna mentirijilla sueltas cuando te preguntan  cuántos te has fumado hoy o cuando está prohibido y lo haces a escondidas. Yo cuando fumaba a veces lo ocultaba porque tenía la sensación de que no hacía bien. A veces no era consciente de que había fumado un cigarro, lo hacía automáticamente y era capaz de negarlo.

Vivir con un fumador debe ser difícil si eres no fumador. Ahora soy consciente de lo que me han aguantado a mí porque me molesta mucho el olor a tabaco. Yo mismo le digo a mi pareja que no sé cómo me ha aguantado tantos años, yo no lo hubiera hecho. Ya no sólo me refiero al hecho de “obligar” a fumar a los que conviven con nosotros sin ellos quererlo, sino también a las molestias que les causamos con el humo y los olores que produce el tabaco.

Imagen relacionada

Después, está el momento viaje, cuando esperas a embarcar hasta el último momento para minimizar el tiempo sin fumar. Hasta hace poco nunca hacía compras en los duty free del aeropuerto porque iba prácticamente corriendo a la puerta de embarque. Cuando llegaba al destino rezaba por que mi maleta saliera de las primeras para salir cuanto antes a la calle y sino me ponía de los nervios.

Momento salir de cena o comida con amigos. Si las condiciones meteorológicas no eran extremas yo planteaba la opción de comer en la terraza aunque fuera con el abrigo puesto! Cuando tocaba dentro, si había algún fumador en el grupo yo aprovechaba para escaquearme más y entre platos me salía a la calle a echar algunas caladas. Si yo era el único fumador me levantaba con la excusa de ir al baño y aprovechaba para calmar el vicio. Ahora, cuando salgo y se levantan en mitad de la comida para fumar me doy cuenta del efecto corta-rollo que supone. ¡¡Cuantas charlas me he llevado yo por hacerlo!!Imagen relacionada

Otra carga para el fumador son las falsas promesas, continuamente me ponía fechas para dejarlo: el mes que viene, año nuevo, cuando cumpla los treinta y cinco, cuando cumpla los cuarenta, este va a ser el último paquete… pero siempre encontraba excusas para justificarme: ahora no que estoy más nervioso por esto, si lo dejo voy a engordar, voy a empezar bajando la dosis y lo dejo poco a poco… pero el simple hecho de pensar que iba a ser el último cigarro me producía vértigo. Había intentado dejarlo varias veces pero no logré superar un día entero sin fumar ni un cigarro.Imagen relacionada

Pero la vida me ha dado un revés que ha hecho que yo solito tomara la decisión de dejarlo en serio. Cuando pierdes a un ser querido que fumaba muchísimo te das cuenta de que pasa, de que es verdad, de que todos estamos aquí de paso pero si fumas puedes hacer que el final se adelante y sufras más. Yo pensaba que eso le pasa a la gente pero no a mi gente y entonces es cuando te cambia el chip de repente. Y ahí en ese difícil momento de mi vida, preocupado, tenso y asustado decido dejarlo. Un día fui a mi médico para que me recetara CHAMPIX, unas pastillas de las que me habían hablado que te ayudan a dejarlo cuando fumas mucho ya que en mis intentos a pelo lo pasé fatal por la ansiedad y los mareos que me daban por cortar de golpe la dosis a la que estaba acostumbrado mi cuerpo y al final volvía.

Estas pastillas son una opción, hay otros métodos pero a mi no me habían funcionado. Lo que tengo claro es que lo primero es querer hacerlo, por ti mismo y no porque te lo pida tu chica o tu madre. Una vez que lo tienes decidido hay libros, acupuntura, cigarros mentolados o de vapor, hipnosis, parches o chicles.

Lo bueno de CHAMPIX, que puedes fumar los primeros días de tratamiento hasta que llega un momento en el que lo dejas del todo porque te sabe fatal, amargo y tras unas caladas lo tiras. Lo peor de este método es que te cambia el carácter, te vuelves más irascible, sensible y discutes fácilmente. Se han dado casos de divorcios, llegas a tener bronca hasta con el carnicero por ponerte un filete de más. Todo te molesta. Todo te afecta. Imagino que cada caso puede ser diferente y que en el mío personal se juntó con un duelo pero el grado de adicción también puede hacer que sea más o menos duro el proceso.

Un año después de dejarlo puedo hacer una valoración de los pros y los contras de mi experiencia como no fumador:

PROS

  • Me siento mejor
  • Me canso menos
  • Mejora en los dientes
  • Soy más eficiente y productivo
  • Mejor aliento
  • Mejora de la piel y las bolsas de los ojos
  • Ahorro económico
  • No paso frío en la terrazas
  • Puedo hacer tiempo en las tiendas del aeropuerto 😉
  • Tengo más energía
  • No tengo la ansiedad de quedarme sin tabaco
  • He recuperado el olor y el sabor
  • Más espacio en los bolsillos
  • Llevo más suelto, calderilla
  • Me siento realizado por conseguirlo
  • No me piden fuego ni tabaco por la calle

CONTRAS

  • Aumento notable de peso, un efecto rebote temporal pero que si se junta con que eres propenso a engordar como en mi caso, pues te cuesta más superarlo, pero confío en llegar a recuperar mi peso ideal.

 

Animo a todos lo que tenéis ganas de dejarlo a que lo hagáis. A mí nadie me veía capaz, creo que ni yo mismo, pero si yo he sido capaz tú también puedes. Mi experiencia ha sido muy positiva aunque no digo que haya sido fácil, pero porque también elegí uno de los peores momentos en mi vida. Tras esa fase difícil no he vuelto a pensar en el tabaco ni apetecerme incluso viendo a gente fumar. Ahora siento asco por el tabaco y no entiendo como he podido fumar durante tantos años.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s