MAÑANA LO DEJO.

keep-calm-one-year-without-smoking.jpg

Como acabo de cumplir mi primer año como no-fumador y estoy muy contento con la decisión que tomé quería compartirlo con vosotros para animar a todos los que queréis dejarlo o lo habéis puesto en la lista de propósitos para el 2018. Os cuento mi experiencia porque ahora soy consciente de que era bastante fumador, cosa que antes no reconocía abiertamente aunque en mi cabeza lo tenía claro.

En mi caso empecé a fumar muy joven y desde que lo probé no lo he dejado nunca aunque me lo he planteado un montón de veces, pero era como una obligación impuesta. Me sentía más obligado por la sociedad, la familia, mi pareja… que por mí mismo aún sabiendo que era algo que no me beneficiaba en absoluto. No voy a decir que es fácil pero sí que os digo que SE PUEDE.

A mí me gustaba fumar. El sabor del tabaco me gustaba. No voy a decir que era el típico fumador social como llaman ahora, que fumaba cuando me reunía con amigos los fines de semana. Yo fumaba todos los días, a veces más, a veces menos. Si tenía un problema fumaba más. Si estaba nervioso por algo, fumaba más. Si tenía más tiempo libre fumaba más, por si más tarde tenía lío y no podía.  Legué a fumar dos cajetillas diarias aunque sólo lo reconocí cuando lo dejé.

El fumador sufre. No sólo por el daño que le causa el tabaco a su cuerpo sino por lo que conlleva ser fumador hoy en día. Hace años se sufría menos. Actualmente los fumadores están mal vistos, está prohibido fumar en todas partes, en algunos países incluso en la calle te multan si fumas, el tabaco está carísimo y han quitado las cabinas de humo en los aeropuertos. Sólo los fumadores entenderéis a lo que me refiero pero los que no han fumado no nos comprenderán.

Para mí ser fumador suponía un esfuerzo continuo además de una importante inversión. Como me dedico a la imagen y estoy en contacto cercano con el público no podía descuidarme y oler a tabaco. Tengo que decir que cuando les he dicho a mis clientas que he dejado de fumar la mayoría se ha sorprendido porque no sabían que lo hacía y nunca lo han notado. ¡Lo mío me costaba! Cada vez que me fumaba un cigarro nada más terminar tomaba un par de chicles de menta o hierbabuena y a continuación me perfumaba cara, cuello, manos y ropa. Suelo utilizar Dior Home Intense y os garantizo que ha sido mi aliado muchos años. Eso sí, seguro que Orbit, Dior y Marlboro han notado una bajada importante de ingresos 😉 ¡¡No sabéis lo que ahorro desde que he dejado de fumar!!

El fumador es mentiroso. Se miente a sí mismo y miente a los demás, incluso a los más cercanos. Sin querer, sin maldad… pero alguna mentirijilla sueltas cuando te preguntan  cuántos te has fumado hoy o cuando está prohibido y lo haces a escondidas. Yo cuando fumaba a veces lo ocultaba porque tenía la sensación de que no hacía bien. A veces no era consciente de que había fumado un cigarro, lo hacía automáticamente y era capaz de negarlo.

Vivir con un fumador debe ser difícil si eres no fumador. Ahora soy consciente de lo que me han aguantado a mí porque me molesta mucho el olor a tabaco. Yo mismo le digo a mi pareja que no sé cómo me ha aguantado tantos años, yo no lo hubiera hecho. Ya no sólo me refiero al hecho de “obligar” a fumar a los que conviven con nosotros sin ellos quererlo, sino también a las molestias que les causamos con el humo y los olores que produce el tabaco.

Imagen relacionada

Después, está el momento viaje, cuando esperas a embarcar hasta el último momento para minimizar el tiempo sin fumar. Hasta hace poco nunca hacía compras en los duty free del aeropuerto porque iba prácticamente corriendo a la puerta de embarque. Cuando llegaba al destino rezaba por que mi maleta saliera de las primeras para salir cuanto antes a la calle y sino me ponía de los nervios.

Momento salir de cena o comida con amigos. Si las condiciones meteorológicas no eran extremas yo planteaba la opción de comer en la terraza aunque fuera con el abrigo puesto! Cuando tocaba dentro, si había algún fumador en el grupo yo aprovechaba para escaquearme más y entre platos me salía a la calle a echar algunas caladas. Si yo era el único fumador me levantaba con la excusa de ir al baño y aprovechaba para calmar el vicio. Ahora, cuando salgo y se levantan en mitad de la comida para fumar me doy cuenta del efecto corta-rollo que supone. ¡¡Cuantas charlas me he llevado yo por hacerlo!!Imagen relacionada

Otra carga para el fumador son las falsas promesas, continuamente me ponía fechas para dejarlo: el mes que viene, año nuevo, cuando cumpla los treinta y cinco, cuando cumpla los cuarenta, este va a ser el último paquete… pero siempre encontraba excusas para justificarme: ahora no que estoy más nervioso por esto, si lo dejo voy a engordar, voy a empezar bajando la dosis y lo dejo poco a poco… pero el simple hecho de pensar que iba a ser el último cigarro me producía vértigo. Había intentado dejarlo varias veces pero no logré superar un día entero sin fumar ni un cigarro.Imagen relacionada

Pero la vida me ha dado un revés que ha hecho que yo solito tomara la decisión de dejarlo en serio. Cuando pierdes a un ser querido que fumaba muchísimo te das cuenta de que pasa, de que es verdad, de que todos estamos aquí de paso pero si fumas puedes hacer que el final se adelante y sufras más. Yo pensaba que eso le pasa a la gente pero no a mi gente y entonces es cuando te cambia el chip de repente. Y ahí en ese difícil momento de mi vida, preocupado, tenso y asustado decido dejarlo. Un día fui a mi médico para que me recetara CHAMPIX, unas pastillas de las que me habían hablado que te ayudan a dejarlo cuando fumas mucho ya que en mis intentos a pelo lo pasé fatal por la ansiedad y los mareos que me daban por cortar de golpe la dosis a la que estaba acostumbrado mi cuerpo y al final volvía.

Estas pastillas son una opción, hay otros métodos pero a mi no me habían funcionado. Lo que tengo claro es que lo primero es querer hacerlo, por ti mismo y no porque te lo pida tu chica o tu madre. Una vez que lo tienes decidido hay libros, acupuntura, cigarros mentolados o de vapor, hipnosis, parches o chicles.

Lo bueno de CHAMPIX, que puedes fumar los primeros días de tratamiento hasta que llega un momento en el que lo dejas del todo porque te sabe fatal, amargo y tras unas caladas lo tiras. Lo peor de este método es que te cambia el carácter, te vuelves más irascible, sensible y discutes fácilmente. Se han dado casos de divorcios, llegas a tener bronca hasta con el carnicero por ponerte un filete de más. Todo te molesta. Todo te afecta. Imagino que cada caso puede ser diferente y que en el mío personal se juntó con un duelo pero el grado de adicción también puede hacer que sea más o menos duro el proceso.

Un año después de dejarlo puedo hacer una valoración de los pros y los contras de mi experiencia como no fumador:

PROS

  • Me siento mejor
  • Me canso menos
  • Mejora en los dientes
  • Soy más eficiente y productivo
  • Mejor aliento
  • Mejora de la piel y las bolsas de los ojos
  • Ahorro económico
  • No paso frío en la terrazas
  • Puedo hacer tiempo en las tiendas del aeropuerto 😉
  • Tengo más energía
  • No tengo la ansiedad de quedarme sin tabaco
  • He recuperado el olor y el sabor
  • Más espacio en los bolsillos
  • Llevo más suelto, calderilla
  • Me siento realizado por conseguirlo
  • No me piden fuego ni tabaco por la calle

CONTRAS

  • Aumento notable de peso, un efecto rebote temporal pero que si se junta con que eres propenso a engordar como en mi caso, pues te cuesta más superarlo, pero confío en llegar a recuperar mi peso ideal.

 

Animo a todos lo que tenéis ganas de dejarlo a que lo hagáis. A mí nadie me veía capaz, creo que ni yo mismo, pero si yo he sido capaz tú también puedes. Mi experiencia ha sido muy positiva aunque no digo que haya sido fácil, pero porque también elegí uno de los peores momentos en mi vida. Tras esa fase difícil no he vuelto a pensar en el tabaco ni apetecerme incluso viendo a gente fumar. Ahora siento asco por el tabaco y no entiendo como he podido fumar durante tantos años.

 

Anuncios

EL PERRO EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE… EL PELUQUERO, EL DE LA MUJER.

scissorshands

Los peluqueros tenemos fama de muchas cosas, cotillas, charlatanes, divos… pero también hacemos en muchas ocasiones de psicólogos, confesores y asesores.  Si vas a dejar tu cabello en nuestras manos lo mejor es que nos llevemos bien y nos tratemos con respeto mutuamente sin tensiones y aprovechar el tiempo del diagnóstico inicial para aclarar todos los detalles del trabajo a realizar. En el fondo tu estilista es una persona a la que ves una media de una vez al mes/mes y medio y al que cuentas tus problemas, te pone guapa y te mejora la autoestima. Si en tu próxima visita al salón quieres tener más feeling con tu estilista y entenderte con él a la hora de hablar de tu pelo apúntate estos consejos:

cabello-puntas-abiertas*PARA QUE CREZCA MÁS EL PELO DEBERÁS CORTARLO MÁS. No es que los peluqueros hayamos hecho un pacto para evitar que tu melena supere los hombros, pero es que no todas las cabelleras pueden llegar al mismo largo. Ciertos cabellos finos llegan a un momento en el que las puntas se parten de manera que el final de la melena se ve pobre y como deshilachada porque realmente hay menos pelo ahí. ¿Parece lógico no? Pues creo que si explico la teoría de la relatividad tendría más éxito! 🙂 Hay que asumirlo y no frustrarse con el pelo que te ha tocado, sácale el máximo partido con un buen corte y si es tu caso olvídate de la melena de princesa de Disney.

*LOS MILAGROS A LOURDES, PERO TU ESTILISTA TIENE TRUCOS Y SOLUCIONES A LAS NECESIDADES DE TU PELO,  img_6618si te recomienda un producto o un tratamiento es porque realmente lo necesitas o te vendría muy bien para mejorar la salud y el aspecto de tu cabello además de que te facilitaría tu día a día. Piensa que nosotros queremos que vayas siempre bien. Tienes que ser realista y asumir las limitaciones que tiene tu cabello y hacerte el corte de Jennifer Aniston o el de Rihanna no te va a sentar igual, no sólo por el dinero que invierten ellas en peluquería sino por las características del cabello y los diferentes rasgos faciales. La conocida actriz de Friends se gasta como 150.000$ al año en su pelo y la cantante de Barbados unos 16.000€ por semana. ¡Invierte en el cuidado de tu pelo!

*CUANDO TE DECIMOS “TINTE SOBRE TINTE NO ACLARA”. Esto es algo que cuesta asimilar y tras jugar a las peluqueras y ponerte un tinte oscuro vienes para quitarlo o aclararlo con otro tinte pero en estos casos la única opción es con mechas y algo de paciencia. No vengáis con la idea de que ponemos otro tinte encima y magia, la peluquería no es tan fácil como parece y lo que hacemos conlleva cierta responsabilidad. Trabajamos con productos químicos y vuestro tan preciado cabello. No es lo mismo teñir que aclarar, son diferente procesos y productos por lo que tu peluquero te dirá qué opciones existen para arreglar el color y en ocasiones se requiere un tiempo para que el trabajo salga bien.

*EL CONCEPTO “RETOQUE” es muy diferente para la clienta y para el estilista. Un retoque de corte es un corte porque aunque la idea sea cortar muy poco el largo igualmente tenemos que repasar toda la melena para dar forma y compensar los volúmenes y eso lleva un tiempo y requiere de una técnica. En cuanto al color, si ha crecido la raíz de canas, hay que teñir toda la cabeza aunque no se ponga el producto hasta las puntas, es un tinte completo. El retoque de mechas consiste en hacer sólo algunos paquetes en la zona superior para disimular el crecimiento de la raíz pero la parte de atrás quedará más natural y cuando te hagas una coleta se marcará la diferencia de color por eso nosotros no recomendamos abusar de los retoques.

puntualidad

*EL TIEMPO ES ORO, los estilistas tenemos agendas igual que los médicos, los dentistas o los fisioterapeutas, por lo tanto es de entender que no nos gusten las anulaciones o retrasos. Agradecemos y valoramos la puntualidad y aunque diez minutos no parecen nada en el día para nosotros nos supone una desorganización del salón y al igual que no os gusta esperar en el tocador a que os atiendan a nosotros no nos gusta quedarnos parados sin trabajo. Acude a tu cita puntual y tendrás un punto ganado con tu peluquero 😉

*NO VAYAS CON LA IDEA DE SALIR EXACTAMENTE IGUAL QUE LA ACTRIZ DE LA FOTO, los focos y el photoshop nos muestran muchas veces melenas increíbles pero incluso si tu peluquero consigue dar con el mismo color y te corta el pelo como a la famosa que le enseñas en foto estarás perfecta en el momento de salir del salón, sin embargo, en tu día a día no contarás con el equipo de estilistas que han peinado y maquillado a esa famosa antes de aparecer en el photocall, por lo que tu decepción será mayor. Dile lo que quieres y confía en el asesoramiento de tu estilista que conoce tu pelo y tus hábitos diarios.

*LO QUE PARA TÍ ES CASTAÑO PARA MI ES RUBIO OSCURO. Cuando hablas de color con tu estilista sobre lo que quieres para tu melena te aconsejo llevar una foto de referencia y así evitar sorpresas o sustos. Es habitual que las clientas nos hablen de tonos castaños, chocolates, avellanas pero para los peluqueros tenemos unas cartas de color que en algunos casos se distancian mucho de lo que vosotras traéis en mente.

peluquero_amigo*TU ESTILISTA ES EL PRIMERO QUE QUIERE QUE SALGAS CONTENTA DEL SALÓN porque el boca a boca es la mejor red social y publicidad para nosotros. Si te gusta el resultado, cuéntalo! Tenemos por hábito contar sólo las malas experiencia y no las buenas. No llegues al salón con la escopeta cargada, explica lo que quieres, lo que te gusta o lo que no… nadie mejor que tú conoce tu pelo y ayudarás el estilista a conocerte mejor para garantizar un éxito seguro.

*”EN CASA NO ME QUEDA IGUAL”, y si te queda igual me retiro 😉 Nosotros te podemos enseñar y dar consejos para manejar mejor tu nuevo corte o mantener más tiempo tu color, otra cosa es que luego nos hagas caso. Yo, por ejemplo, siempre lo digo, un buen lavado consiste en en-la-pelu_en-casautilizar un champú adecuado para tu tipo de cabello pero lo más importante es el aclarado, algo a lo que no dedicáis mucho tiempo y eso se nota en el resultado y por lo que no te queda el cabello igual. Si tienes un cabello complicado tendrás que trabajarlo un poquito más y dedicarle tiempo para verte bien siempre.

*NO NOS GUSTA QUE NOS DIGAN LO QUE TENEMOS QUE HACER, somos más de que nos dejen hacer y confíen en nosotros que somos los profesionales. ¿O acaso a vosotros no? 😉 Una cosa es explicar o transmitir lo que quieres conseguir y otra muy diferente es dar un paso a paso casi a modo de tutorial, imagínate que le explicas a tu dentista cómo debe hacerte la limpieza bucal!!

Espero que mis consejos mejoren vuestra relación con los estilistas y nos entendáis más ya que somos personas que tenemos días mejores y peores, que disfrutamos con nuestro trabajo y que sufrimos también cuando nos tratan mal… pero SIEMPRE tenemos el objetivo de ponerte guapa y hacerte sentir bien que es lo que nos llena.

¿SUFRES PELUFOBIA?

¿Sabéis cual es la atracción de moda para adultos en las ciudades? La peluquería del terror!!

terror_peluquero

Sí, y me da mucho coraje, como dicen en mi tierra, el hecho de que para la mayoría de las mujeres la visita a la pelu suponga un mal rato, una experiencia desagradable o incluso un trauma y en este post quiero dejar claro que no tiene por qué ser así!!

Quiero que sepáis que es posible ir a la pelu, relajarse, disfrutar y salir contenta con el resultado y encima con la autoestima muy alta. Cada vez que viene una clienta nueva siempre hago un diagnóstico inicial del cabello donde me cuentan lo que quieren, lo que odian, a lo que quieren llegar… y en muchas ocasiones me encuentro con personas para las que la visita a la pelu es algo incómodo y tenso porque ya entran pensando que no les va a gustar el resultado o que les van a cortar más de la cuenta. Vaya fama tenemos!!

eduardo-manostijeras

Como todo en esta vida no hay que generalizar y meternos a todos en el mismo saco aunque también entiendo el malestar de algunas tras haber tenido una mala experiencia con su cabello… y es que el pelo es muy importante sobretodo para la mujer y por eso intento empatizar con vosotras cuando venís a verme. Eso sí, también tengo que decir a nuestro favor que los estilistas a veces tenemos que hacer un esfuerzo increíble para interpretar lo que la clienta demanda ya que lo tiene muy claro en su cabeza pero no cuentan con muchos aspectos a valorar tanto al cortar como al hacer color y para eso estamos nosotros, para entenderos y asesoraros. Nosotros siempre explicamos lo que vamos a hacer y por qué o por qué no son aconsejables otras opciones.

Uno de los grandes temores que soléis tener es que “el pelo me tire a rojo” en cuanto a color y que “me hagan capas cortas” o “me queden cuatro pelos en la punta”en cuanto al corte. Nos hemos encontrado a gente que lo ha pasado tan mal con las experiencias capilares que quieren pasar por la pelu lo más rápido posible para que el “mal rato” pase pronto y esto es totalmente opuesto a mi filosofía de trabajo ya que en mi salón todo se hace a fuego lento para que el resultado sea perfecto. Cero prisas, sólo relax y mimos durante el proceso… una experiencia, no una visita.

Para evitar malos entendidos o accidentes capilares con vuestro estilista os recomiendo:

*Llevar una foto, recorte de revista o captura en el móvil del look que os gustaría conseguir de manera que os ahorraréis el mal rato de no saber explicar exactamente lo que buscáis como pasa con los colores castaño o rubio oscuro que se tienden a confundir.

*Venir con tiempo, aunque entiendo que con la vida que llevamos todos no parece muy fácil cumplir este paso pero debéis entender que el trabajo bien hecho requiere lo suyo, los colores tienen un tiempo de exposición, los productos de hidratación un tiempo para que sean efectivos, el corte necesita su tiempo para que sea preciso y dure más sin deformarse… Si tenéis mucha prisa os empezaréis a poner de los nervios enseguida y estaréis más susceptibles de que no os guste el trabajo además de no disfrutar y desconectar. Tómate tu tiempo de relax en la pelu, te lo mereces!!

*Tener paciencia, sobretodo si quieres conseguir un look muy determinado y ello requiere un proceso. Muchas veces es mejor hacerlo poco a poco y progresivamente que de una vez ya que el pelo sufrirá más al hacerlo más rápido por los productos que se necesitan para ello. Si quieres arreglar un destrozo que te has hecho con las tijeras en un momento de desesperación en casa, deberás contar con un periodo para que el pelo crezca un poco y poder darle la forma deseada.

*Confiar en tu estilista, un profesional cualificado que te ofrezca unas garantías debe inspirarte confianza y por eso debes dejarte asesorar. No siempre lo que os gusta os puede sentar bien.

En los tiempos que corren el concepto de peluquería ha evolucionado y se fusiona cada vez más con el concepto de bienestar y relax por ello cada visita debe disfrutarse al máximo.

Hablando se entiende la gente, no? 😉

pelu_party